Equilibrio laboral: la libertad de elegir

por Amo Ser Mujer

La pandemia del coronavirus ha traído un cambio radical en el comportamiento de nuestra sociedad. Se han generado nuevos hábitos de consumo, educación y trabajo a distancia,  que hoy representa una evolución sin precedentes en la vida de millones de personas.


Hace algunos años, era impensable que distintos trabajos se pudieran realizar desde el hogar. No obstante, hoy ya es realidad. Y, si bien el teletrabajo ha entregado una serie de beneficios -como la oportunidad de poder pasar más tiempo en familia y compartir con los seres queridos-, trabajar desde casa presenta también un gran desafío, pues muchas veces parece complicado compatibilizar la vida doméstica con las exigencias laborales, pudiendo ser muy difícil rendir en el trabajo (sobre todos para aquellos que deben cuidar de personas, ya sean hijos, adultos mayores o personas con movilidad reducida o algún tipo de discapacidad). 

Además de eso, el solo hecho de vivir una pandemia ha sido una experiencia difícil en el ámbito emocional y familiar para muchas personas, lo que al sumarse a las ansiedades provocadas por el trabajo pueden debilitar mucho la salud mental de nuestros colaboradores.

Es por esto, que debemos ser capaces de guiar ese tránsito respecto a la ansiedad de aquellos que necesitan y quieren volver cuanto antes. Es prioritario generar espacios de trabajo que entreguen a las personas la seguridad de que no estarán poniendo en riesgo su salud ni la de sus familias; entregarles apoyo en el ámbito psicológico y preocuparse del impacto de las decisiones de la compañía en su salud mental, o, simplemente, entregar soluciones e iniciativas en donde predomine la flexibilidad, permitiéndoles exponerse menos en las calles y en sus trayectos (buses privados, estacionamientos u horarios diferenciados). Pero por sobre todo, es importante que en esta situación los trabajadores se sientan en la libertad de elegir lo que es mejor para ellos y el desempeño de su trabajo.

Este año, para todos ha sido un año difícil y retador en todo nivel. Y pese a que diversas personas perdieron sus empleos este 2020, para muchos colaboradores no basta con la “alegría de continuar trabajando”, sino que debemos ser capaces de seguir brindando seguridad e, incluso, alegrías en los espacios laborales, ya que el éxito de una empresa radica en todos los miembros de ella.

Hemos visto cómo -durante este complejo año- nuestros colaboradores han sabido encontrar fuerzas para incluso trabajar como voluntarios en los meses más difíciles de esta pandemia, inspirados por el compromiso de conectar a las personas en estos momentos. Ahora es el tiempo de repensar nuevos modelos de trabajo más flexibles que permitan elegir y así tener un equilibrio, tanto físico, como mental promoviendo el bienestar personal.

Por Sandra Díaz, Directora de Valor Humano de WOM.

Post Relacionados

Dejar un comentario