YOGA, el poder de la fuerza

por Amo Ser Mujer

La palabra yoga procede de la raíz sanscrita “yuj” que significa fusionar, juntar, unir. El yoga es una ciencia, arte y filosofía de vida que integra entre sí los tres planos de la existencia del ser humano (mente, cuerpo y espíritu), y al individuo con el Universo, lo Supremo, Dios o el Todo, mediante el Shamadhi (estado de felicidad, armonía y plenitud). El verdadero significado del yoga no se trata de hacer actividad física, la paz y la calma están muy asociadas al yoga, lo que se traduce en beneficios directos para nuestro cuerpo. 



El poder del Yoga:

Tener paz mental repercute en muchos sentidos de tu vida, te hace ir con más calma ante los problemas, te ayuda a valorar lo que realmente es importante e incluso puede ayudar a mejorar tu vida sexual. Lee con atención todo lo que el Yoga puede hacer por ti.


Veamos los beneficios del Yoga:

1. Para obtener una mejor imagen corporal: concentrarse en el interior mientras haces yoga te ayudará a conseguir una mejor estructura del cuerpo, metabolismo equilibrado y huesos fortalecidos.

2. Alimentación consciente: El yoga no solo es una práctica física, ¡es todo un estilo de vida! Tomar conciencia de tu cuerpo y de que hay que cuidarlo es otro de los beneficios que aporta. Por eso cuando te conviertes en una yogui, mantener a raya todos esos alimentos que no te benefician es más sencillo. Lo mejor es llevar una alimentación saludable, por eso, si te entra algún antojo, mejor comer alimentos bajos en calorías.

3. Beneficios para el corazón: Hacer yoga con regularidad puede ayudar a reducir el placer sanguíneo y el colesterol, aumenta la flexibilidad y la fuerza muscular.

4. Estado físico general: El yoga es un deporte perfecto si tu objetivo es fortalecer los músculos, pero también ayuda al sistema inmunológico a hacerse más fuerte. Muchas de las posturas o asanas de esta disciplina fomentan el buen funcionamiento del metabolismo y del sistema circulatorio.



Los tipos espirituales de yoga:


Ley de pura potencialidad:

Cuando estamos en conformidad con la naturaleza, desarrollamos un vínculo entre nuestras ambiciones y la fuerza para realizar estos deseos.

Ley de dar y recibir:

La ley de dar es igual a la ley de recibir. En el universo, todo se opera mediante un intercambio dinámico. No tenemos derecho a detener el flujo de la naturaleza.

Ley del karma:

Si puedes involucrarte con alegría en cualquier actividad, eso es karma. Si lo haces con gran esfuerzo, sólo vendrá karma, no yoga.

Ley del mínimo esfuerzo:

Para darle vida a la Ley del Menor Esfuerzo, tanto en la práctica del yoga como en su vida, comprométase a seguir estos tres pasos:

1. Pon en práctica la aceptación. Durante las sesiones de yoga, acepta tu cuerpo tal como es. Aunque persigas el objetivo de modificarlo de alguna manera, acepta quetu cuerpo, en este momento, es como debe ser, porque el universo siempre es como debe ser. 

2. Una vez que aceptes las cosas como son, asume la responsabilidad por sus dificultades. Aplicado a la práctica del yoga, esto significa comprometerse a cuidar tu cuerpo a través del ejercicio y de una alimentación adecuada.

3. No desperdicies tu energía vital para tratar de defender tu punto de vista o para convencer a los demás. Se receptiva a todos los puntos de vista sin aferrarse obstinadamente a ninguno de ellos.

Ley de intención y deseo:

El universo entero es una mezcla de energía e información. Ambos existen en todas partes. La cualidad de importancia en toda intención y deseo es la herramienta para su cumplimiento.

Ley del Dharma:

Todos en este mundo tienen un dharma que hacer en su vida. Al mostrar tus talentos y especialidades únicas a los demás, obtendrás amor ilimitado, abundancia, confianza y satisfacción real en tu vida.

Ley del desapego:

La ley del desapego establece que para impulsar cualquier cosa en el universo físico, debes abandonar la conexión con él.

En este mundo, Yoga es la poderosa herramienta para alcanzar la fuerza de la espiritualidad.

Post Relacionados

Dejar un comentario